Suecia y Alemania, entre otros países europeos, usan este tipo de vías desde hace años y han demostrado ser realmente eficaces para reducir la siniestralidad vial.

Datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) muestran que el mayor número de accidentes de víctimas mortales se registra en carreteras secundarias.

La salida de vía es la principal causa de estos siniestros y en muchos de ellos el detonante que hace que el conductor pierda el control del coche es un adelantamiento inadecuado.

Son datos que han despertado preocupación en las autoridades y las han llevada a tomar medidas respecto a este tipo de vías. El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), a través de la Dirección General de Carreteras, ha aprobado la primera norma española sobre carreteras 2+1 que constituirán un híbrido entre autopistas y autovías.

 

¿Qué son las carreteras 2+1?

Son vías de dos carriles (uno para cada sentido) en las que se habilita un tercero que se utiliza únicamente para adelantar. Cada uno de los dos carriles puede estar separado por una mediana que se va adentrando en uno u otro sentido de forma intermitente (cada cinco o siete kilómetros) para que los conductores que circulen en ambos sentidos puedan adelantar por igual.

Sin embargo, no es obligatoria la existencia de una barrera física de separación entre los carriles, puede simplemente utilizarse una señalización vial horizontal. La ley española incluso deja abierta la elección sobre si colocarla o no a la empresa encargada de la construcción.

 

Carretera 2+1

Ventajas de las Carreteras 2+1

Entre las principales ventajas que se pueden enunciar sobre este tipo de carretera se encuentran:

  • Mejores condiciones de seguridad respecto a la carretera convencional.
  • Mejor nivel de servicio, dado que se obtendrían velocidades medias de recorrido más elevadas.
  • Reducción considerable en el coste de construcción respecto a una autopista/autovía.
  • Menores afecciones ambientales.
  • Mayor flexibilidad de las condiciones de diseño, al no necesitar conseguir la distancia de adelantamiento necesaria para una carretera convencional.
  • Permite el adelantamiento de vehículos lentos donde su presencia resulte significativa.

De esta forma, España se suma a la implementación de estas carreteras que actualmente cuenta con una amplia presencia en países europeos como Suecia, Finlandia, Alemania, Francia e Irlanda, así como en EE.UU., Canadá y Australia.