fbpx

Las señales luminosas V16, recomendadas y reguladas por la DGT, surgen con el objetivo de mejorar la seguridad vial, constituyendo un elemento de señalización en carretera que debe estar convenientemente homologado para garantizar su idoneidad. 

Por ello es importante que aprendamos a distinguir si una señal luminosa V16 está o no homologada y entendamos la significación de dicha homologación para nuestra seguridad y la de los demás conductores en caso de emergencia.

¿Por qué una homologación?

Las homologaciones son normas técnicas, validadas por departamentos especializados dependientes de la Administración y de laboratorios oficiales acreditados, en las que se establecen los mínimos, y en algunas ocasiones, los máximos criterios técnicos que un producto debe cumplir para poder estar presente en el mercado con seguridad para el usuario.

La homologación de un producto sea de la clase que sea, garantiza además de la seguridad jurídica intrínseca al propio instrumento, la seguridad técnica del equipo, el cual deberá cumplir unos estrictos requisitos que serán debidamente verificados por un laboratorio acreditado, quien homologa el producto mediante una certificación oficial. Todo ello asegura que el producto en cuestión sirva exactamente para el fin para el que ha sido diseñado y en las condiciones en las que se haya ensayado su funcionamiento.

Por poner un ejemplo muy sencillo: si los neumáticos de los vehículos no estuvieran homologados, cada fabricante podría poner en el mercado modelos cuya construcción interna, o sea su capacidad de resistencia ante determinados esfuerzos, sería valorada únicamente por el propio industrial en función de criterios estrictamente empresariales.  Así, si su principio de fabricación es hacerlo muy barato o de baja calidad, y nadie pone un límite medible por debajo del cual el neumático sería inseguro, esto podría dar lugar a un reventón y consecuentemente un posible accidente. Si trasladamos este escenario a todo el parque automovilístico, la situación sería verdaderamente catastrófica de cara a la seguridad vial.

En el caso de las señales V16, estas deben cumplir con unos criterios de mínimo y máximo limitados por una norma oficial que los define, el Reglamento General de Vehículos en su Anexo XI, además de una Instrucción de la Dirección General de Tráfico de diciembre de 2018 (*).

(*) Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Vehículos. Anexo XI, epígrafe Señal V.16 (Dispositivo de preseñalización de peligro), apartado 4. (vigente desde el 1º de agosto de 2018).

Instrucción 18/V-132, de 21 de diciembre de 2018

Cómo discernir una señal V16 homologada

En el mercado, especialmente cuando un instrumento es validado para un uso general, podremos encontrar múltiples productos que no estarán homologados, fabricados bajo criterios estrictamente comerciales. Su utilización compromete seriamente la seguridad del propio usuario y de los demás conductores, por lo que antes de adquirir una señal V16 debemos asegurarnos de que está debidamente homologada.

Una señal luminosa V16 homologada debe presentar, en un lugar visible para el usuario y debidamente documentado en su caso, su código de homologación. Este código debe ser legible y estar además grabado en el producto, es decir, no puede deteriorarse con el paso del tiempo, y tampoco por su manipulación normal, ni puede presentar imperfecciones que afecten a su lectura.

Este tipo de dispositivos se marcan en España por medio de dos códigos numéricos o alfanuméricos, precedidos de las iniciales de los laboratorios que las han autorizado después de pasar y aprobar los ensayos técnicos pertinentes.

Estos códigos son:

LCOE XXXXXXXXXXG1, donde las “x” son cifras correspondientes a la fecha de su homologación, seguidas de un número de serie, que emite el Laboratorio Central Oficial de Electrotécnica.

IDIADA PC XXXXXXXX, donde las “x” son las mismas cifras que en el caso anterior, que emite el Laboratorio Oficial Acreditado Applus IDIADA.

En el caso de Help Flash® podremos encontrar el código de homologación, además de en la propia tulipa del producto, en su caja correspondiente y en el manual del usuario, porque para nosotros, la seguridad vial es lo primero.

Te puede interesar leer: Siete peligros de adquirir una señal V16 no homologada