Hablar de vehículo conectado es hablar de seguridad vial.

La seguridad vial es uno de los grandes desafíos del futuro y para lograr el objetivo tan deseado de cero víctimas en las carreteras, la tecnología juega un papel fundamental. En especial, el aumento de la conectividad, un factor en el que el desarrollo de la red 5G es clave, al incrementar la posibilidad de transmisión de datos en carretera.

Y es que, el coche conectado será una realidad en pocos años. Algunas asociaciones incluso prevén que para el 2030 todos los vehículos con menos de cinco años serán conectados. La importancia de esto está principalmente en la posibilidad de advertir a los conductores sobre las incidencias que pueden encontrarse en sus desplazamientos. Los vehículos podrán conocer cualquier situación que se presente en la carretera en tiempo real, permitiendo tomar decisiones que, sin duda, mejorarán la seguridad de la vía.

Para lograrlo España se ha sumado a distintos proyectos como el C-Roads y el Data for Road Safety, ambos centrados en el intercambio de datos e información para hacer las carreteras más seguras.

Además, se ha desarrollado la plataforma DGT 3.0, una de las iniciativas más avanzadas y pioneras en Europa que se apoya en diversos dispositivos tales como las luces V-16 conectadas que serán obligatorias a partir del 1 de enero de 2026, según lo ha establecido el Real Decreto de Auxilio en Carretera aprobado el pasado 16 de marzo. Se trata de una plataforma que «permite mantener conectados en tiempo real a los distintos usuarios de la vía ofreciéndoles en todo momento información del tráfico en tiempo real y permitiendo así lograr una movilidad más segura e inteligente», tal y como explica Ana Blanco, subdirectora adjunta de Circulación de Vehículos de la DGT.

Un referente en Europa

España se sitúa como uno de los países europeos más avanzados tras Alemania, Italia y Países Bajos en esta infraestructura.

Mientras otros países europeos todavía están esperando la implantación de la tecnología 5G para desarrollar sistemas inteligentes de trasporte, España lleva ya bastante avanzado y ha pasado con éxito el ecuador de su desarrollo y a falta de año y medio para terminar este proyecto es una de las iniciativas tecnológicas más innovadoras en Europa.

El papel fundamental de las luces V-16 conectadas

Uno de los dispositivos que será esencial para lograr la conectividad en carretera son las balizas luminosas V16 de segunda generación, evolución de las V16 actuales de Help Flash y que próximamente estarán disponibles en el mercado.

El próximo primero de julio entrará en vigor el reglamento que aprueba el uso de estos dispositivos que incorporarán un sistema de geolocalización que permitirá a todos los usuarios de la vía conocer las incidencias, accidentes y averías que se registren.

España se convertirá en pionera en poner en marcha las balizas luminosas V16 conectadas y así dar un paso más en el ecosistema de coche conectado que mejorará la seguridad en las carreteras.