fbpx

La inspección técnica de vehículos (ITV) es un procedimiento obligatorio que deben cumplir todos los vehículos, cuya finalidad es la de comprobar que el estado general del mismo y sus elementos de seguridad, se encuentren en unas condiciones que permitan seguir circulando con seguridad para sus ocupantes, el resto de usuarios de la vía pública o el medio ambiente.

En esta entrada repasamos la información básica y algunos consejos para pasar la ITV de tu vehículo a la primera.

Cuando pasar la ITV según tu vehículo

Lo primero es diferenciar entre

Inspecciones no periódicas: Que únicamente deben ser realizadas cuando se dan ciertas circunstancias, como es el caso de pre matriculaciones, legalización de reformas hechas en vehículos, inspecciones para la emisión de duplicados de tarjetas de ITV, etc

Inspecciones periódicas: a las que deben someterse todo tipo de vehículos con una periodicidad establecida por Real Decreto 920/2017  que varía en función de su clase, antigüedad y el uso al que se destinan.

Te mostramos a continuación la frecuencia de las inspecciones periódicas de los tipos de vehículos más usuales.

Ten en cuenta que la antigüedad se debe calcular a partir de la fecha de primera matriculación, que viene impresa en el Permiso de Circulación de tu vehículo.

Ciclomotores de dos ruedas

Hasta 3 años de antigüedad: Exento

Más de 3 años de antigüedad: Cada 2 años

Motocicletas, vehículos de tres ruedas, cuadriciclos, quads, ciclomotores de tres ruedas y cuadriciclos ligeros

Hasta 4 años de antigüedad: Exento

Más de 4 años de antigüedad: Cada 2 años

Turismos particulares

Hasta 4 años de antigüedad: Exento

De 4 a 10 años de antigüedad: Cada 2 años

Más de 10 años de antigüedad: Cada año

Vehículos ligeros (furgonetas, furgones y camiones hasta 3.500 kg. de MMA)

Hasta 2 años de antigüedad: Exento

De 2 a 6 años de antigüedad: Cada 2 años

De 6 a 10 años de antigüedad: Cada año

Más de 10 años de antigüedad: Cada 6 meses

Vehículos pesados (camiones y remolques de más de 3.500 kg. de MMA)

Hasta 10 años de antigüedad: Cada año

Más de 10 años de antigüedad: Cada 6 meses

 

Defectos más frecuentes que impiden pasar la ITV

Según datos proporcionados por AECA-ITV, durante 2018 casi el 21% de los vehículos no superaron la primera inspección obligatoria.

Aunque el aumento de estas cifras, viene directamente relacionado con la nueva normativa regulatoria de las emisiones contaminantes implantada en este mismo año, entre los defectos más graves que impiden superar la ITV se encuentran aquellos relacionados con el mal funcionamiento del alumbrado y la señalización (24,9%), ejes, neumáticos y suspensiones (20,1%), exceso de emisiones contaminantes (16,2%), y los relativos a frenos (13,3%).

Los vehículos que presentaron mayores defectos graves fueron camiones, remolques y semirremolque , autobuses y furgonetas.

 

Consejos básicos para pasar la ITV a la primera

La principal recomendación es llevar al día el mantenimiento de tu vehículo. Existen unas serie de medidas con un coste económico mínimo que no solo te ayudarán a superar la ITV, si no que mejorarán tu seguridad vial, evitando un disgusto en la carretera.

 

Con todo, trataremos de definir una serie de puntos importantes a revisar justo antes de la ITV, para asegurar su exitosa superación:

Documentación

Comprueba que tu vehículo lleva toda la documentación en orden y, por supuesto, que toda coincida con su número de bastidor.

Tarjeta de Inspección Técnica de Vehículos (Tarjeta de ITV)

Permiso de Circulación

Es recomendable disponer del recibo del seguro del vehículo en vigor, puede ser solicitado para la certificación de la inspección periódica

Acondicionamiento exterior

El vehículo debe estar exteriormente en buenas condiciones

Revisa especialmente el estado general de carrocería, bastidor y bajos. La adecuada visibilidad de espejos retrovisores y lunas, y que las placas de matrícula sean legibles.

Puertas, ventanillas y mecanismos de cierre, deben tener un correcto funcionamiento y no presentar golpes, roturas o desperfectos de importancia.

Revisa periódicamente el estado adecuado de las escobillas limpiaparabrisas, comprobando su desgaste y que aseguren una limpieza eficiente.

Sistemas de Seguridad

Tanto los asientos como el cinturón de seguridad deben estar en buen estado.

Asegúrate también de tener el chaleco reflectante a mano, dentro del vehículo. Si tienes que parar en carretera y bajar del vehículo para acceder al chaleco reflectante, te recomendamos que busques un sitio alternativo. Por último asegúrate de que este y otros elementos auxiliares de seguridad presentes en tu vehículo estén debidamente homologados.

Las luces

Verifica el estado del alumbrado y señalización: luces de posición, de largo y corto alcance, de freno, intermitentes, antiniebla, marcha atrás… Las luces deben estar bien niveladas y es importante que ninguna esté fundida.

Hay que tener en cuenta que 2 de cada 10 defectos graves son por alumbrado y señalización.

Mecánica general

Antes de la ITV puede ser interesante la revisión por un profesional de los sistemas de dirección, suspensión, motor y catalizador del vehículo, sobre todo en vehículos antiguos o si hemos detectado algún problema antes de la inspección.

Existen sencillos pasos que pueden ayudarte a detectar o prevenir algún problema de mecánica general. Si tienes que forzar el volante para mantener recta la trayectoria del vehículo, es posible que éste sufra algún problema en la dirección. Revisar con regularidad los niveles de líquidos, para detectar parámetros inadecuados o prestar atención a ruidos anormales en el motor o demás sistemas, también constituyen buenos hábitos de prevención.

Los neumáticos

Ejes ruedas, neumáticos y suspensión se encuentran también entre los defectos graves más detectados.

Hay que prestar especial atención a los neumáticos, que deben estar en buen estado. Asegúrate de que tienen la presión correcta, incluso la rueda de repuesto (de tenerla). También que no presenten un desgaste excesivo en ninguna de sus partes, y una profundidad de dibujo que garantice su seguridad. La profundidad mínima del dibujo marcada por ley es de 1,6 milímetros, pero es altamente recomendable sustituir los neumáticos antes de llegar a los dos milímetros. En caso de cambiarlos, asegúrate de que son los indicados en la Ficha Técnica de tu vehículo.

Sistemas electrónicos

Una de las novedades es la lectura de averías electrónicas, es decir, un aparato indica si el coche cuenta con una avería de carácter electrónico y se controla el correcto funcionamiento de sistemas como la inyección electrónica, los airbags, el ABS o ESP. Si previamente nos ha saltado un testigo de avería, es importante acudir a un taller especializado para poder resolverlo.

Las emisiones de gases contaminantes

Uno de los principales motivos por los que muchos vehículos no han pasado la ITV es por no cumplir con las emisiones de monóxido de carbono del vehículo. Estás deben de encontrarse dentro de los límites legales y los sistemas anticontaminación no pueden ser manipulados.

Los frenos

El buen funcionamiento de los frenos es vital, tanto para pasar la ITV como garantizar la seguridad de los ocupantes, además de constituir otro de los principales motivos de defectos graves.

Es importante revisar con regularidad que funcionan con eficacia y mantienen al vehículo en equilibrio, evitando deslizamientos incluso en pavimentos mojados.

Con todo, te informamos de que los elementos de los vehículos que deben inspeccionarse, así como el criterio que se aplica para determinar su gravedad, están reglamentariamente establecidos por el “Manual de Procedimiento de Inspección de las Estaciones de ITVque es emitido por el Ministerio de Ciencia y Tecnología.