fbpx

Las plataformas de Apple y Google luchan por convertirse en la favorita de los conductores. Te explicamos en qué consisten estos sistemas y cuál puede ser la mejor opción para tu vehículo.

¿Qué son y para qué sirven Android Auto y Apple Car Play?

Hasta hace relativamente poco tiempo contar con un buen copiloto resultaba clave para la buena marcha de un viaje. Tener alguien a cargo de los mapas, la orientación y las comunicaciones podía marcar la diferencia entre una travesía agradable o una camino por el purgatorio.

Sin embargo, la era digital nos invita a poner esta tarea en manos de la tecnología, con la aparición de sistemas desarrolladas para prestar servicios al usuario, cuando se pone al volante. Nos referimos, como no, a las aplicaciones de Android Auto y Apple Car Play, propiedad de los dos principales proveedores de sistemas operativos para Smartphone, Google y Apple, respectivamente.

Estos productos permiten adaptar tu Smartphone para su uso durante la conducción, ya que proyectan una versión simplificada de una interfaz del teléfono en el panel de instrumentos del vehículo y ofrecen la capacidad de manejar ciertas funciones básicas del mismo sin usar las manos.

Además de constituir un elemento clave de seguridad vial, que evita las distracciones al volante, ambos sistemas ofrecen una alta funcionalidad y una amplia variedad de aplicaciones a vehículos que de otro modo no tendrían esas capacidades, como los sistemas de navegación o el streaming de audio.

¿Qué Apps más importantes se pueden utilizar?

Google no se ha complicado con los usos básicos de Android Auto. Destaca la compatibilidad con Google Maps y Apps de música. Además, la posibilidad de usar tu móvil para lo que estaba pensado en su origen, hacer llamadas. Por lo tanto, Android Auto pretende ser tu GPS, tu radio y tus manos libres.

Google da preferencia a sus propias aplicaciones, así que Maps, Play Music y Hangouts son los tres referentes de uso. Aun así, Spotify o WhatsApp también son compatibles con Android Auto.

Las funciones de Apple Car Play son muy semejantes, aunque no permite que cualquier App sea compatible con el sistema. La mayoría son propias de la compañía y se integran perfectamente con las llamadas, sistema de navegación GPS y música.

A través de Apple Music se puede acceder a la música de iTunes almacenada en el iPhone, aunque también es compatible con Spotify.  Como sistema de navegación predeterminado, Car Play utiliza Apple Maps que viene incluido de serie en el iPhone, aunque en las últimas versiones ya es compatible con Google Maps. Por último, además de poder enviar mensajes de iMessage y SMS, Car Play es compatible con WhatsApp y WhatsApp Business, y permite recibir y enviar mensajes utilizando a “Siri” mediante simples comandos de voz.

¿Cómo se utilizan Android Auto y Apple Car Play?

La penetración de Car Play y Android Auto en la industria aumenta cada día y pocos son ya los vehículos que no incluyen, al menos, una preinstalación de alguno de estos sistemas.

Car Play comienza con una ligera ventaja en la primera conexión con el vehículo, ya que el sistema viene preinstalado desde iOS 7.1 en todos los iPhone de la quinta generación en adelante. Tan sólo hay que verificar que “Siri” está activado y su asistencia por voz, configurada.

Android Auto, por el contrario, requiere su descarga e instalación desde la Play Store de Google. Al conectar por primera vez, además de autorizar a la aplicación a acceder a nuestra ubicación y contactos, tendremos que pasar por una pequeña presentación de sus características.

Las conexiones funcionan de manera muy similar. Las más básicas requieren que el teléfono tenga una conexión directa vía USB con el vehículo, aunque algunos de los coches más recientes aceptan un enlace inalámbrico vía Bluetooth en ambos sistemas.

Una vez conectado, la pantalla de nuestro teléfono se bloqueará, aunque nos permitirá ver algunas notificaciones y salir de la App y la pantalla de nuestro coche cambiará completamente por el entorno de Android Auto o Apple Car Play, como si del escritorio de nuestro móvil se tratase. Desde ese momento podremos comenzar a utilizar las diferentes aplicaciones compatibles a través de dicha pantalla, de los comandos por voz y/o de los botones del volante.

¿Con qué móviles son compatibles?

Todos los dispositivos móviles que se venden en la actualidad con ambos sistemas operativos son compatibles con su correspondiente aplicación para el coche.

Para los anteriores, sólo podrás usar Android Auto con los teléfonos que funcionen con al menos Android 5.0 Lollipop. Google recomienda que el dispositivo tenga Android 6.0, pero no es obligatorio.

Car Play, por su parte, solo funciona con el iPhone 5 y los modelos más recientes, siempre y cuando utilicen las versiones más nuevas del software (7.1 o superior) y cuenten con un puerto Lightning. En el caso del asistente de voz “Siri”, éste ya es compatible con Apps de terceros en Car Play en los iOS 13 o superior.

¿Quién gana?

Es verdaderamente complicado decidirse por uno de estos dos sistemas. Aún compartiendo buena parte de sus funcionalidades, ambos son muy distintos. 

Car Play es más simple e intuitivo, mientras que Android Car ofrece un potencial mucho mayor de aplicaciones de otros desarrolladores. Si bien, como hemos visto, ambos sistemas disponen de las más populares, la libertad que proporciona Android Auto para instalar y elegir entre varias Apps para una misma función puede ser un factor atractivo.

Por otro lado, la plataforma Android brilla con claridad en la calidad de la navegación. Los años de experiencia de Google Maps se perciben en la aplicación; no obstante Apple Maps se defiende con suficiencia, al menos en cuanto a agilidad de funcionamiento. 

Por el contrario, es el asistente de voz “Siri” quién ofrece una experiencia superior a la que podemos obtener con su equivalente de Google, que, sin ser necesariamente menos preciso, sí da la sensación de estar algo menos evolucionado.

De todos modos, sentimos deciros, que tener el lujo de escoger entre ambos no será lo más habitual. El teléfono que tengas y el sistema que use tu coche (suponiendo que no integre ambos), limitará tus posibilidades.