Desgraciadamente los accidentes en moto son una constante en nuestro día a día, además sus conductores son, junto a peatones y ciclistas, usuarios vulnerables en la carretera. Resulta por tanto imprescindible extremar las precauciones y seguir las siguientes recomendaciones de circulación. 

El riesgo de sufrir un accidente por parte de un motorista proviene principalmente de tres aspectos

/ La falta de protección: un ciclomotor o motocicleta apenas cuenta con elementos de seguridad pasiva que minimicen los daños en caso de accidente.

/ La menor estabilidad del vehículo: al responder ante un imprevisto se pierde el control más fácilmente.

/ La dificultad de visibilidad por los demás usuarios de la vía.

Por esta razón, centraremos nuestros consejos en ayudarte por una parte a mejorar tu protección personal, pero también a evitar situaciones de riesgo que puedan dar lugar a accidentes.

Aumenta tu protección

Siempre con casco homologado

Todos los conductores y pasajeros de motocicletas y ciclomotores tienen que utilizar en cualquier tipo de vía un casco homologado según la norma europea ECE 22.  

La única excepción: cuando la moto tenga estructura de autoprotección y cinturones de seguridad y así conste en su tarjeta ITV.

Ten en cuenta que cada persona debe llevar un casco adecuado a su talla y que éste debe ir debidamente abrochado, ya que muchas de las lesiones en la cabeza se producen porque en el impacto el casco sale despedido.

No olvides tampoco, que los cascos tienen una vida útil, que garantiza la idoneidad de sus cualidades de seguridad y protección, que según el fabricante oscila entre los tres y los ocho años de uso. Además si éste ha sufrido un golpe fuerte o una caída de una altura superior a 1,50 metros, debemos cambiarlo igualmente.

Vestimenta adecuada

Aunque en España únicamente es obligatorio el uso del casco, recomendamos encarecidamente el uso de ropa específica para la conducción en moto. Esta vestimenta constituye, junto al anteriormente mencionado casco, el único sistema de seguridad pasiva para el conductor, creando un escudo protector frente al asfalto que minimiza el riesgo en caso de accidente.

Es importante que lleves una chaqueta, que además de adaptarse a tus gustos, esté fabricada con un material resistente e incluya las protecciones necesarias en la espalda para amortiguar el cuerpo en caso de caída. 

Olvídate también de los pantalones cortos. Las piernas, junto a los brazos, son las partes del cuerpo que más sufren en una caída, por lo que deben ir igualmente protegidas con un pantalón o un mono de motorista adecuado.

Los guantes, no sólo en invierno

Los guantes son otra de las prendas importantes del equipamiento del motorista, ya que las manos son las primeras que se apoyan en caso de caída. Es aconsejable que los utilices siempre, incluso en verano.

Asegúrate de ser visible para lo demás conductores

Usa prendas de colores llamativos y dispositivos reflectantes, sobre todo de noche o en condiciones de escasa visibilidad, de tal forma que el resto de conductores pueda detectar tu presencia a una distancia mínima de 150 metros.

En las ciudades donde se comparte la vía con peatones y otros usuarios debes extremar las precauciones y asegurarte de que el resto de los conductores te ven en todo momento; para ello lleva al límite tu concentración y realiza una conducción defensiva. Circula evitando el ángulo muerto de los otros vehículos y las maniobras bruscas o inesperadas.  No aproveches la agilidad de la moto para hacer zigzag entre vehículos, ya que corres el riego de que no te vean. 

Evita situaciones de riesgo

Entre las distintas situaciones de riesgo a la que enfrentan los motoristas se destacan las siguientes: 

Alcances

Aquí hablamos tanto de aquellos que se producen estando uno de los vehículos parados, como de situaciones en las que todos los implicados se encuentran en movimiento.

Para evitar este tipo de accidentes has de tener en cuenta una serie de recomendaciones durante la circulación, pero también cuando realizas una parada.

/ Cuando circules entre coches en movimiento, mantén una distancia lateral de seguridad suficiente y siempre que sea posible, circula por el centro del carril.

Para evitar impactar con el vehículo que va delante en caso de parada imprevista, además de mantener la distancia de seguridad, circula en este caso desplazado hacia uno de los lados en lugar de por el centro, así podrás reaccionar.

/ Si circulas entre coches parados, hazlo a poca velocidad, como máximo a 20 km/h.

Adopta también medidas preventivas, como llevar un control del tráfico a través de los retrovisores y los dedos en la maneta del freno, así reducirás también el tiempo de reacción.

A la hora de detenerte, indica la parada con antelación y claridad dando varios toques al freno. 

En los semáforos o pasos de peatones acércate a una velocidad que te permita frenar progresivamente sin invadir el límite del paso de peatones o la intersección y detente a un lado del carril, no en el medio.

Deslizamientos

Como señalábamos al comienzo de este post, las motos tienen una escasa estabilidad, siendo una de las causas de accidentes mas habituales, los deslizamientos. Algunas medidas para maximizar las posibilidades de evitarlos:

  • Cuando vayas a repostar, presta atención a las manchas de combustible que pueda haber en el suelo y evita pisarlas con las ruedas o pararte encima de ellas. 
  • En los pasos de peatones tampoco pises las líneas blancas, la pintura aplicada hace que sean deslizantes, sobre todo con lluvia. 
  • Para frenar utiliza los dos frenos a la vez, ya que el delantero frena más que el trasero, así compensarás; y nunca toques el freno delantero bruscamente mientras trazas una curva. 
  • Además recuerda que en caso de condiciones climatológicas adversas, estás afectan a la adherencia, la frenada y la visibilidad, por lo que debes reducir tu velocidad, aumentar la distancia de seguridad y descansar con más frecuencia, para responder con la mayor agilidad a cualquier circunstancia adversa en la vía.

Con todo, si notas un posible deslizamiento, mantén la dirección firme, no emplees los frenos y sobre todo, nunca el delantero so?lo

Cruces y cambios de dirección 

Los cruces y los cambios de dirección son situaciones en las que las motos se muestran ma?s vulnerables. Cuando te acerques a alguno, adopta las siguientes precauciones: 

  • Acércate a velocidad moderada y observa a los vehículos o peatones que puedan suponer un peligro, para poder anticiparte. Sen?ala también tus cambios de dirección con antelación. 
  • Cuando te aproximes a un cruce en el que tengas prioridad, desconfía de los otros vehículos, puede que no te vean, y comprueba que ningún vehículo esté aun cruzando, sobre todo cuando te encuentras en primera línea. Conducción defensiva, ¿recuerdas?

En caso de caída…

Si aún con todo lo anterior, pierdes el control de tu moto, suéltala inmediatamente para evitar ser arrastrado por ella.

Una vez en el suelo debes relajarte y deslizarte, hasta la detención total. Evita rodar y no intentes levantarte hasta que efectivamente se hayas detenido del todo, ya que podrás caerte de nuevo.

Por último después de un accidente, aunque éste haya sido de poca importancia, debes comprobar el estado del manillar, las ruedas, las luces y los niveles de los líquidos de frenos, refrigeración, batería y aceite; y observar detenidamente si hay restos de aceite en los frenos y/o en los neumáticos.

0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacíoVuelve a la web