fbpx

Etapa bucle de hoy, de 716 km. de los cuales 477 cronometrados.

Hemos empezado pronto por la mañana, etapa la de hoy sin las categorías moto ni quad, por el día de luto en recuerdo de Paolo Gonçalves, fallecido en el día de ayer.

Nuestra hora de salida de campamento era las 7:12 de la mañana, y como es habitual arrancamos unos minutos antes para posicionarnos en el orden de salida.

Al arrancar Albert, pone la marcha en la posición drive y el camión se mueve pero al presionar el acelerador, este no reacciona.
Los cables que dan la señal eléctrica del potenciómetro al motor se han segado.

Nervios, llamamos a los mecánicos y presto se ponen a cambiar el potenciómetro. Los minutos pasan y la hora de salida se acerca.
No hay tiempo, agarramos la pieza de recambio las herramientas y a medio montar nos dirigimos, puntuales, a recoger el carnet de ruta.
Nos dan la salida y a escasos metros paramos para que Marc acabe de instalar el nuevo potenciómetro.

Han pasado 18 minutos hasta que Marc ha acabado la instalación.
Partimos hacia el control de salida de la etapa especial por un enlace por carretera de 130 km.
Antes de llegar hemos repostado al máximo en previsión de un consumo elevado dada la información facilitada por la organización en el briefing de ayer.

Hemos llegado al control y todavía nos ha sobrado algún minutillo para evacuar, aguas menores, antes de empezar.

Nos dan la salida y arrancamos, pero el acelerador de Albert no funciona como es debido, así que paramos a conectar el de emergencia.
Este consiste en un pequeño artilugio que Albert coloca entre sus dedos que tiene un pulsador que acciona con el dedo gordo de la mano.
Así que el andorrano, mientras agarra el volante para girar y frenar, además pulsa el botoncito para acelerar.

Seguimos adelante y tras algunos km. se han roto de nuevo el tirante izquierdo que sujeta el puente delantero. Pensamos que el soporte ya quedó dañado la vez anterior y por eso hoy se roto de nuevo.
Lo hemos desmontado y hemos continuado.

Hemos llegado a un paso de dunas un poco complejas y, después de algún que otro susto por llegar con excesiva velocidad a la cumbre de la duna y salir volando, Marc y yo hemos pecado de prudentes y el piloto, obediente, ha levantado el dedo un poco antes de la cuenta y hemos encallado al coronar la duna.

Pala, y a mover arena para poder usar los hidráulicos.
Mientras paleábamos, ha subido un SSV al lado nuestro, un poco o un mucho más rápido de la cuenta y ha salido volando, ha aterrizado de morro, ha dado la voltereta hacia adelante y ha quedado sobre las ruedas.
He tirado la pala y he corrido hacia el vehículo y estando ya a escasos metros, se ha puesto en marcha el motor, y ha arrancado en su alocada carrera.

Tras casi una hora de palear e intentar desencallar el camión, por suerte ha aparecido el MAN de Juvanteny que se ha apiadado de nosotros y se ha acercado para estirarnos y sacarnos del atolladero en el que estábamos. Les debemos un buen par de cervezas!!!

Hemos llegado a la neutralización de 15 minutos y entre Marc y Albert, sin bajar de la cabina han instalado un nuevo potenciómetro.
A los 15 minutos hemos salido de la neutralización y hemos parado otra vez para acabar de instalar el nuevo.

El resto de etapa se ha desarrollado sin incidencias y hemos alcanzado la meta sin más problemas.

Ha sido un día largo y difícil, pero hemos conseguido tener una etapa más en el saco y una menos para acabar.

Gas i xampany!!!
Ferran Marco